Posts Tagged ‘ editor ’

¿PUEDE UN LIBRO, SALVAR UNA VIDA?

Definitivamente la respuesta a ambas preguntas es un “SÍ” rotundo.

No es la primera vez que me pasa. Soy bastante aficionado a relagar libros. Llevo años haciendo llegar ejemplares de una u otra temática a diferentes amigos, en dependencia de lo que creo que precisan en cada momento.

Alguien dijo alguna vez que un buen libro, en el momento adecuado, es la mejor medicina para la mente y para el alma. Y creo firmemente que así es.

Somos muchos los que, tras una lectura adecuada, aprendemos a ver las cosas de manera diferente; A sentir de manera distinta; A salir de situaciones complicadas en lo personal.

Eso es exactamente lo que nuevamente he podido observar con el libro EL SECRETO.

No importa aquí el contenido del mismo. Podría haber sido esta obra, o cualquier otra. El caso es que hoy me he encontrado con un buen amigo al que hacía más de un año que no veía. Mi amigo había perdido su empleo (la única fuente de ingresos de su hogar y su familia) y en cuanto me enteré, le hice llegar un ejemplar de esta obra. La cosa fue aún más laboriosa, pues mi buen amigo es Irlandés, y me preocupé de lograrle un ejemplar original del libro en lengua inglesa, consciente de que todos leemos mucho mejor en nuestro idioma natal, que si tenemos que esforzarnos en leer en otro idioma.

Yo sabía que mi amigo necesitaba ayuda y urgente. También sabía que en su estado de desesperación lógica, quizá rechararía la idea de ponerse a leer un simple libro… Como si no tuviera cosas más importantes en las que concentrarse.

Todo eso fue exactamente lo que me trasladó cuando me vió aparecer con mi regalo. Lo que no se esperaba era mi respuesta. Le dije que estaba completamente equivocado. Le comenté que no había nada más importante que pudiera hacer en ese momento de su vida que leer este libro. Le insté a que me hiciera caso, y que sacara un par de días para leerlo. No tenía nada que perder y siempre podría culparme a mi de su pérdida de tiempo. De manera que, sin mucha convicción en que me atendiera el consejo que le acababa de dar, le pasé el libro que había comprado directamente desde Estados Unidos para él y no volví a saber nada de él durante más de un año… Hasta hoy.

Esta mañana nos hemos encontrado por la calle cuando cada cual estaba haciendo distintos trámites. Nos hemos abrazado y me ha invitado a tomar un refresquito en un bar cercano.

Me comentó que nada más perder su empleo en hostelería (era el responsable de un importante Pub Irlandés en Sevilla) cayó en una profunda depresión bastante severa. No quería salir de la cama, estuvo semanas sin contestar el teléfono, descuidó por completo su higiene personal… El pack completo en estos casos de angustia absoluta. Todo se vió agravado por el hecho de que, tras 12 años de responsable en dicho bar, los propietarios de toda la cadena se negaban a pagarle el correspondiente finiquito. Es decir, que tenía más que justificaciones para caer en depresión. Toda su vida se había tambaleado, sus ingresos y los de su familia eran inexistentes y tenía una mujer y tres hijos que sacar adelante, además de una hipoteca, un coche y todo lo demás.

Entre dos zumos esta mañana, mi amigo continuó con su historia.

El caso es que me comentó que estando en esa fase autodestructiva, una día (bastante tiempo después de que yo le regalara EL SECRETO) decidió salir de la cama y coger el libro. Abatido, sin ganas y, desde luego, sin esperanza alguna, comenzó su lectura.

“El cambio se produjo”, me confirmó mi buen amigo irlandés.

El libro le ayudó a salir poco a poco de su profunda depresión. Los jefes se avinieron al poco tiempo a pagarle completamente el finiquito que le adeudaban y con el dinero, no sólo pagó algunas deudas sino que se pudo hacer con el traspaso de un buen negocio. Otro bar del que ahora él y su mujer serían los propietarios.

Al bar lo han llamado El Secreto.

Llevan un año explotando su nuevo negocio, y ahora están preparando lanzar un órdago al propietario del local en el que está el negocio: Se lo quieren comprar.

Toda la familia está trabajando en el negocio. La mujer, una cuñada, un hijo mayor y él mismo.

Ni rastro de la depresión, una economía rehecha desde la nada y un negocio floreciente.

¿Puede un libro convertirse en la diferencia de toda una vida y la de un hogar completo?

Yo diría que sí.

No importa el libro, siempre que sea el que alguien necesita leer en un determinado momento de dificultad.

Esa es la fuerza de un libro… y desde luego, la fuerza de un amigo que ayuda a otro con la mejor medicina: UN BUEN LIBRO.

representanteliterario.wordpress.com

REPRESENTACIÓN DE AUTORES, ASESORAMIENTO, CONSULTORÍA EDITORIAL, CURSOS DE FORMACIÓN PARA ESCRITORES Y COMUNICADORES. Más información en: representanteliterario@gmail.com

 

 

 

Anuncios

LO QUE LOS AUTORES NO SABEN…

Es curiosa la manera de pensar de la mayoría de los escritores.

No digo que no sea lógica, y desde luego es la más extendida entre quienes deciden un día ponerse a escribir y lo hacen bien, pero desde luego sí que he de decir que la mayoría de los autores poseen una visión miope del mundo del comercio y de los negocios. Y cabría no perder nunca de vista que quien desea publicar su obra debe entender lo siguiente:

UN LIBRO ES UN NEGOCIO. Y, por lo tanto, se rige por los principios del Comercio.

Y lo es para el editor, para la imprenta (en el caso de los libros impresos), para las librerías (tanto en el caso de los libros convencionales como en el caso de los ebooks y las librerías online), lo es para la distribuidora… ES UN NEGOCIO PARA TODOS LOS AGENTES DEL MERCADO QUE INTERVIENEN EN EL SECTOR EDITORIAL.

Así pues, ¿Cómo es posible que no lo sea también y desde el principio para el autor?.

El escritor medio tiene clara una cosa: Si alguna vez logra ver publicado su libro, quiere participar en los beneficios que éste genere. Y eso está muy bien. Pero lo que parece que no tiene claro casi ningún escritor, es que para que un libro sea publicado y genere más o menos dinero, el propio autor ha de entender que su labor también es parte del negocio. Parte del comercio.

Se debe escribir con total independencia y libertad. Todo autor ha de depositar su talento en las páginas de su manuscrito y hacerlo siempre atento a lo que quiere expresar con plena capacidad de ingenio y novedad. Hasta ahí nada que objetar y, desde luego, nada que matizar desde el punto de vista del comercio.

Pero sí se hace preciso enseñar a los escritores que sus obras han de seguir algunos parámetros universales del mundo de los negocios:

1º.- SU OBRA DEBE OFRECER ALGO “MÁS”. Ir más allá. Aportar algo distinto. Algo nuevo. Como cualquier empresario cuando decide poner en el mercado un producto o servicio, busca la diferencia. Aquello que no se ha hecho antes o que puede hacer mejor que otros. EL ESCRITOR DEBE PENSAR EN LOS MISMOS TÉRMINOS CUANDO CREA SU PRODUCTO: SU LIBRO.

2º.- SU OBRA DEBE ENCONTRARSE EN EL SECTOR DEL ENTRETENIMIENTO. Te dediques al género al que te dediques. Escribas terror, novela, teatro, ensayo, poesía… No importa. Quien compra un libro, al margen del contenido o la temática, sólo busca una cosa: ENTRETENIMIENTO SOSTENIDO AL MEJOR PRECIO POSIBLE. Es decir, un buen libro que le aporte entretenimiento en casa, en el metro, antes de irse a la cama, en el cuarto de baño (donde se lee mucho, por cierto…) EL ESCRITOR DEBE COMPRENDER QUE SE ENCUENTRA EN EL SECTOR DEL ENTRETENIMIENTO. ¿Crees que todo el mundo que escribe algo tiene este punto claro?, deberías leer muchas de las cosas que llegan a un agente literario y, desde luego, mucho de lo que incluso sale al mercado: NO SÓLO NO ENTRETIENE, SINO QUE EL LECTOR ESTÁ DESEANDO DEJARLO A LA DÉCIMA PÁGINA LEÍDA.

3º.- SU OBRA DEBE SER MULTIDIMENSIONAL. ¿Qué es un libro multidimensional?… Pues lo mismo que cualquier empresario lleva aportando a sus productos y servicios: Expandir y dividir el producto en multitud de formatos y medios. A ver ¿Cuántos escritores hay que se han preocupado de, al terminar su libro, continuar la historia o alargar la vida de sus personajes en una web hecha especificamente por el escritor para su obra?… ¿Y cuántos autores hay que, además de su libro en formato papel, quieren publicar su libro en formato ebook, pero ampliado y mejorado aprovechando todos los recursos que ofrece su texto en formato digital (imágenes, sonidos, links…)? El porcentaje es del 1 por mil… Uno, de cada 1.000 autores que escriben algo.

Me resulta curios, cuanto menos, comprobar cómo cualquier escritor medio que contacta conmigo y me hace consultas, quiere que si libro triunfe. Cada cual tiene una definición propia de éxito, pero todos esperan algo así:

– Que su libro se publique. (La mayoría ni siquiera se ha detenido a pensar si su obra es especial o aporta algo nuevo).

– Que su libro se venda en los grandes almacenes y que alcance gran cantidad de lectores. (La mayoría sin saber que lograr que tu libro lo lean 100 ó 200 personas distintas y desconocidas, ya es un éxito).

– Que su libro cuente con todo el apoyo del mundo por parte de un editor. (Cuando en muchos casos es el propio autor el que se desentiende de su libro al no promocionarlo, no aumentarlo ni apoyarlo desde Internet; No hacer una versión ebook ni querer aportar más contenido extra que entretenga más, que llegue a más gente que enlace con otros libros en webs literarias…)

CREO QUE EL PRINCIPAL HANDICAP DE LOS ESCRITORES MEDIOS (y que conste que me centro en quienes escriben bien…)
ES QUE NO ENTIENDEN QUE DEBEN PENSAR, DESDE EL PRINCIPIO, EN SU LIBRO BAJO LOS PARÁMETROS DEL COMERCIO Y DEL ENTRETENIMIENTO.

Cuando somos usuarios, todos queremos más, por el menor precio posible, o el coste más competitivo. Vamos al cine y nos desilusiona una película con buenos actores, pero mal guión. Todos salimos criticando al director del largometraje porque teniéndolo todo, hizo muy poco. No nos gustó.

Cuando vamos a un concierto, nos decepciona que éste dure sólo una hora, cuando el precio de la entrada y la fama del cantante nos hizo pensar en un gran espectáculo, cuanto menos, de larga duración y grandes despliegues de técnica audiovisual.

Pero cuando somos nosotros los que escribimos o producimos entretenimiento (cosa que espero que quede clara que es lo que debemos hacer si somos escritores) todo lo anterior se diluye.

Queremos terminar la obra cuanto antes. No nos importa su dimensión y si ha sido excelente desde la primera a la última página. No prestamos atención a si estamos creando un manuscrito que enganche al lector a pasar la siguiente página para deglutir más y más de nuestra historia. Sólo queremos que se publique y que tenga lectores como por arte de magia. Que se recomiende sola y que se expanda… ¡Pero eso es imposible si descuidamos todos los parámetros anteriores!

UN LIBRO ES COMERCIO. UN LIBRO ES ENTRETENIMIENTO. ESTAMOS EN EL SECTOR DE LA DIVERSIÓN.

Si obviamos lo que exigimos como clientes, cuando somos nosotros los productores de contenidos, no podemos esperar que otros clientes (los lectores) aprecien nuestra creación.

Espero que con estas líneas, muchos de vosotros comencéis a ver el mundo del libro y vuestras creaciones desde un nuevo prisma. Y ahora quizá deberías preguntarte: ¿Qué te alucinaría encontrar en una librería?; ¿Qué te encantaría leer como comprador?; ¿Qué falta en el mundo del libro que no se haya hecho antes o se haya hecho mal?…
MEDITANDO POR AHÍ, ENCONTRARÁS LO QUE DEBES ESCRIBIR Y CÓMO ESCRIBIRLO.

Recibid un abrazo cordial.

BLOG:
REPRESENTANTELITERARIO.WORDPRESS.COM

PARA DARTE DE ALTA EN NUESTROS BOLETINES DE ASESORAMIENTO A ESCRITORES, ENVÍA UN EMAIL A: representanteliterario@gmail.com

HABLA UN EDITOR

MI EXPERIENCIA COMO EDITOR PROFESIONAL.

Hola, quería aprovechar este rincón para dar a conocer mi experiencia como editor.

He tenido la suerte de poder hacer realidad mi sueño profesional de toda la vida. Mi caso es el de muchas personas que se han visto forzadas a crear su propio negocio porque perdieron su empleo. A mi me ocurrió hace 6 años. Se pasa mal y es el momento de buscar soluciones aunque la presión bien puede hacerte cometer errores. Definitivamente no es un trago fácil quedarse si empleo.

Tuve que decidir entre volver a buscar un trabajo por cuenta ajena (que en última instancia siempre podría fallar) o tratar de poner en marcha mi propia pequeña empresa. Me decanté por esta segunda posibilidad. Y hoy me alegro de ello.

Miré mucho y tuve que pensar en qué sector establecerme. Mi pasión siempre había sido la escritura, la lectura y los libros. Si en alguna ocasión quería dedicarme profesionalmente al mundo del libro, era en aquel momento o nunca. De manera que me hice editor.

Llevo más de una década siendo editor franquiciado de Grupo Nacional de Editores y desde entonces son más de 30 los títulos que hemos puesto en el mercado. La filosofía de mi pequeña editorial (cuyo nombre no escribiré porque en este foro me impiden hacer publicidad por tratarse de un lugar de opinión) y la del grupo de comunicaciones del que mi firma forma parte, se basa en no tratar a los autores como un número, sino como creativos. Ahí radica el error de muchas empresas editoriales excelentes pero únicamente concentradas en porcentajes.

No sé si otros editores de Grupo Nacional de Editores compartirán mi visión de la profesión (aunque me consta que es la política que el Grupo trata de seguir e inculcar a sus firmas editoriales franquiciadas), pero yo puedo decir, sin lugar a dudas, que la única manera de que una editorial sea rentable es trabajar duro, creer en los proyectos que abandera y cooperar, codo con codo, con quienes mejor conocen las creaciones: Los autores.

Los editores que no entienden esto, fracasan y después las culpas siempre van a los autores, con la excusa de que sus obras no son buenas o comerciales; También se suele culpar al sector, aduciendo que la venta de libros baja cada año; O, por supuesto, que si la competencia, que si la empresa en la que trabajas es tal o cual… Críticas, mentiras y balones fuera para no querer comprender que el sector del libro, como cualquier otro, se basa en el trabajo duro. Día a día. Las empresas, sean editoriales o de cualquier otra índole hay que trabajarlas, al igual que le exigimos a nuestros escritores que mejoren la calidad de lo que escriben. Si el editor no está a la altura, la responsabilidad es exclusivamente suya. Y nada más.

Desde aquí, mi apoyo a este blog y, como no, a todos los que cada día se sientan delante de un ordenador para escribir. Mi mensaje es claro: Confiad en lo que hacéis y defendedlo.

No todos los autores son excelentes, por supuesto. No todas las editoriales son personalistas y confían en sus escritores. Pero si el uno y la otra se encuentan el éxito tiene las puertas abiertas.

Gracias a todos/as los que leáis este post y mucho ánimo.

Editor (Se ha aliminado el sello editorial para evitar publicidad. Foro exclusivo de opinión)

¿QUÉ ES UN AGENTE LITERARIO?, ¿POR QUÉ LO NECESITO?

LAS HERRAMIENTAS DEL ESCRITOR
¿QUÉ ES UN AGENTE LITERARIO?

Un Agente Literario, o Representante de escritores, es el profesional que, por experiencia y contactos, presenta y negocia frente a editoriales a los escritores que confían en él y sus obras, con un único objetivo: LOGRAR UN CONTRATO DE EDICIÓN PARA LOS ESCRITORES QUE REPRESENTA.

En el actual panorama editorial, por desgracia, existen sólo 2 alternativas para los nuevos escritores que no cuentan con agente literario y que acaban de terminar su obra y desean verla publicada:

Opción 1.- Pagar por publicar su obra. Es decir, contactar con una editorial o imprenta a la que abonan importantes cuantías para, en el mejor de los casos, imprimir sus libros y recibirlos en cajas una vez terminados. Sin cobertura editorial; Sin distribución; Sin presentaciones públicas… Sin nada y pagando por haber publicado su libro.

Opción 2.- Recibir negativa tras negativa de aquellas editoriales a las que el escritor envía su manuscrito vía email con la esperanza de que se lo publiquen y apuesten por él. ¿Razón por la que las editoriales ni siquiera toman en serio a los cientos de autores que a diario envían su texto vía email con una carta de presentación?… Porque no vienen avalados, ni representados por un Agente Literario.

De ahí la importancia del Representante de los Autores como acceso directo a la consecución de un contrato de edición. El Agente Literario asesora a sus autores, estudia sus obras, les ayuda a mejorarlas de cara a la presentación de los textos a las editoriales.

También selecciona al editor adecuado por la temática y el tipo de obra; Sabe a qué puertas llamar y mueve sus contactos en el sector del libro para que sus autores logren el contrato editorial y el respaldo de una firma seria y solvente.

Esa es la diferencia entre ser autor representado por un Agente Literario o tratar de publicar su libro de forma directa, sin contactos y sin el respaldo de un profesional en la materia.

BIENVENIDO A MI BLOG. EN ÉL ESPERO PODER RESOLVER MUCHAS DUDAS, APORTAR LA INFORMACIÓN QUE EL ESCRITOR NECESITA Y, SI ES SU CASO, REPRESENTARLE UNA VEZ CONOZCA MI FORMA DE TRABAJAR.

Recuerde que puede escribirme un email en cualquier momento si desea conocer más detalles sobre las condiciones de mi trabajo: representanteliterario@gmail.com


AGENTE LITERARIO

Anuncios