Posts Tagged ‘ asesoramiento ’

NARRATIVA DE UN REPRESENTANTE LITERARIO

Es martes por la noche.

Los martes son un día extraño. Día de tránsito, y cansancio. No son el comienzo de la semana y el final de la misma aún queda lejos, de manera que los martes son días de paso.
Soy agente literario, asesor editorial y represento a autores con talento, o al menos, con talento desde mi punto de vista.

Hoy ha sido un día doblemente extraño. Primero por ser martes. Segundo, por la charla que he mantenido con un par de conocidos mientras compartíamos un café. 
El caso es que uno de ellos me preguntó qué hacía exactamente un representante de autores que, además, es asesor literario. La pregunta me resultó extraña, como el día, pero decidí atenderla.

Le expliqué que un agente literario se encarga de descubrir talento para tratar de promocionarlo. Le expuse que la parte más emocionante de mi trabajo consistía en tomar una obra que hasta hace unos días se encontraba en la mente de un escritor y lograr que meses más tarde llegue a ser plasmada en un libro. Es asunto difícil le comenté, sobre todo porque el talento escasea hoy en día. Por cada veinte o treinta personas que entran en contacto conmigo definiéndose como escritores, sólo un par ha escrito algo medianamente coherente. Y de todos los que escriben algo decente sólo uno de cada diez, además, tienen ese “algo” que hace que tanto ellos como sus obras puedan ser de valor para una editorial y para el público que decida leerlos.

Cuando terminé de explicarle estos detalles a mi amigo, me espetó otra pregunta aún más inútil que la anterior. Me miró riéndose y soltó el típico: “¿Y te vas a hacer rico con esa actividad?”.
Extraño mundo este en el que lo único importante parece hacerse rico.

No importa que quien te lo pregunta no sea millonario ni vaya a serlo jamás. Desde el momento en que alguien te hace esa pregunta, parece como si te vieras obligado a defender tu negocio.
A la gente no parece bastarle que alguien trabaje decentemente en algo que le guste, pague su vivienda, tenga vehículo propio y dinero en el bolsillo. No… Si has de ser algo en esta vida, hay que ser millonario. De lo contrario siempre habrá alguien una martes cualquiera, con un café de por medio, que te preguntará a qué te dedicas para no ser rico ya.

Es lo triste de esta sociedad urbanita de principios de siglo: Nada interesa lo que hagas, ni si te apasiona o no; Ni si te hace feliz o no… Sólo importa si te hará millonario.

Dudo mucho, sinceramente, que mi trabajo me haga rico alguna vez. No lo pretendo. De hecho tengo una forma de trabajar que parece especialmente diseñada para no hacerme rico nunca.
Le dedico meses de trabajo a cada escritor a quien decido representar. 

Le ayudo a mejorar su manuscrito, le asesoro acerca de sus carencias, sus puntos fuertes, los errores que podrían hacer que un editor no aceptase el texto o, peor aún, que los lectores no lo encontrasen interesante. Y eso, cobrando poco, bastante poco, sinceramente. Por eso siempre digo que he diseñado una forma de trabajar que no me enriquecerá jamás.

A cambio, eso sí: Disfruto.

Disfruto cuando veo que uno de mis autores firma su contrato de edición; Confieso que lo paso bien cuando le veo presentar su obra ante el público o que adquiero uno de sus ejemplares en una librería… Esos ínfimos detalles inmateriales me aportan una sinestesia de emociones: Orgullo, valía, sensación de trabajo cumplido.

Quizá debería haberle explicado todo esto a mi interlocutor en el café de hoy, pero supongo que a alguien que termina por preguntarte si te harás rico con tu trabajo, nada de lo anterior le interesa lo más mínimo.

Es martes por la noche y regreso a casa. Me cruzo con decenas de personas embutidas en sus vehículos haciendo cola ante un lejano semáforo en rojo. Les veo a través de los cristales de sus coches y percibo el cansancio. Es tarde y la mayoría de ellos llevan diez horas trabajando en algo que no les satisface, que no les gusta, para lo que nunca se prepararon ni soñaron desempeñar. Son los mismos idiotas que esperan poder encontrarse algún otro martes con alguien que sea rico y que satisfaga sus preguntas sin sentido.

A veces me planteo: ¿Por qué nadie persigue sus sueños?… ¿Tanto trabajo le cuesta al ser humano dejar a un lado una vida que no le gusta, que en muchos casos le crea ansiedad y agotamiento, para buscar su destino?.

Esa es otra de las satisfacciones que me deja mi trabajo a diario. No importa a qué se dedican los escritores que me contactan. Ni siquiera importa que muchos de los que me envían un email no sean buenos escribiendo y por lo tanto no les pueda representar. Todo eso es lo de menos. Lo que verdaderamente importa es que todos, sin excepción, han dado un paso adelante y sacan tiempo de sus ocupaciones automatizadas y diarias, para hacer lo que les gusta, lo que les inspira, con lo que sueñan: Escribir.

Soy el depositario de los sueños de personas que no se rinden y que quieren compartir lo que escriben, porque les apasiona escribir, con total independencia de que algún día sean escritores leídos o no. ¿Se harán ricos con esa actividad? preguntaría un idiota. Estoy seguro de que ninguno de mis escritores se plantea esa cuestión. Hacen lo que les apasiona y eso es lo mejor.

Me gusta mi empleo. Es martes por la noche y no soy uno de esos conductores amargados que esperan que el semáforo se ponga en verde para llegar a casa pronto, cenar lo de siempre, ver el mismo programa de televisión que de costumbre y regresar a la cama a adoptar la misma postura de cada noche. Mañana será miércoles para todos ellos y volverán a hacer lo de costumbre de manera rutinaria. Matarán por tomarse un café con alguien a quien hacer preguntas sin sentido a la espera de respuestas brillantes.

Es un día extraño. Un día de tránsito. No es comienzo de semana y el final aún queda lejos. Soy asesor de autores y representante literario. Trabajo con gente interesante que hace lo que les gusta. Y eso no es poco. Eso, de hecho, es ser rico en muchos sentidos.


BLOG: representanteliterario.wordpress.com
Anuncios

ENSAYO SOBRE UNA NUEVA ESTRUCTURA ECONÓMICO-EMPRESARIAL.

ENSAYO SOBRE UNA NUEVA ESTRUCTURA ECONÓMICO-EMPRESARIAL.
LA RETROALIMENTACIÓN ECONÓMICA AUTÓNOMA.

Por lo general, solemos dedicar muchos de estos boletines a centrarnos en los múltiples factores económicos, comerciales y empresariales que van mal; Aquellos que pueden y deben mejorarse; O las causas que nos han llevado a un estado de crisis como la que vivimos.Pero en el boletín de hoy, pretendo realizar un Ensayo. Unas líneas o propuestas de solución. Medidas a tomar o cambios que se pueden introducir en nuestra forma de trabajar y de hacer negocios, para salir o paliar los efectos de la actual coyuntura económica para cada cual, al tiempo que evitamos, con nuevos perfiles de trabajo, caer nuevamente en un colapso como el que a nivel generalizado parecemos padecer.Para ello, deberemos desechar cierto número de paradigmas que tenemos bien asentados en nuestra forma de pensar y cuyos resultados han sido más que deficientes. Es hora de perderle el miedo a hacer las cosas de manera diferente, a concebirlas de raíz de forma distinta, por mucho tiempo que llevemos estancados en dinámicas que se nos han hecho más que familiares, pero que nos han hecho perder dinero, clientes, oportunidades de negocio…

En suma, debemos partir de un principio claro: POR MUCHO TIEMPO QUE LLEVEMOS PENSANDO DE UNA DETERMINADA MANERA, SI ÉSTA SE HA DEMOSTRADO INSERVIBLE O SUS EFECTOS LEJOS DE SER POSITIVOS HAN SIDO PERNICIOSOS, HA LLEGADO LA HORA DE CAMBIAR. DESECHANDO ESOS MODELOS MENTALES Y ECONÓMICOS YA AGOTADOS, PARA SUSTITUIRLOS POR NUEVOS PARADIGMAS.

ALGUNOS DE ESTOS NUEVOS PRISMAS NOS PARECERÁN EXTRAÑOS, INCLUSO CONTRAPRODUCENTES. ES NORMAL: NUNCA LOS HABÍAMOS TENIDO EN CUENTA, Y MUCHO MENOS PRACTICADO, DE MANERA QUE NO SABEMOS A PRIORI LOS RESULTADOS QUE PUEDEN DEVENGARNOS. ES HORA DE PROBARLOS.

La Idea-Fuerza central de este Ensayo:
LOGRAR LA RETROALIMENTACIÓN ECONÓMICA AUTÓNOMA.

La base del pensamiento económico liberal y occidental de los últimos siglos se basa en una premisa básica: POR UNA PARTE TENEMOS EL FACTOR ADQUISICIÓN (declinado a veces como COMPRA, a veces como INVERSIÓN, etc…) Y POR OTRA, TENEMOS EL FACTOR PÉRDIDA (disponible en sus otras acepciones como VENTA, PÉRDIDA, ENAJENACIÓN etc…)

Con un modelo mental DUALISTA hemos creído que ambos factores del comercio son diferentes. Todos tenemos claro que COMPRAR y VENDER son opuestos. Ambos dientes de un mismo engranaje empresarial, pero diferentes. Uno es COMPRADOR o VENDEDOR. En un caso se desprende de su dinero para ganar un bien o servicio, y en el otro, cede un bien o servicio para ganar dinero.

PERO LAS NUEVAS COYUNTURAS ECONÓMICAS QUE ESTAMOS VIVIENDO HACEN QUE DEBAMOS REPLANTEARNOS ESTOS EXTREMOS DESDE LA MISMA RAÍZ. Seguimos haciendo negocios bajo los básicos principios liberales que se comenzaban a perfilar hace 3 siglos (como mínimo) sin atender al hecho de que la vida ha cambiado. La misma forma en que hacemos negocios, cómo nos comunicamos, o el avance de la tecnología en todos los campos de la vida HAN CAMBIADO. El mundo en el que nos desarrollamos, no sólo no tiene nada que ver, sino que no podía ser siquiera imaginado por quienes desarrollaron las teorías del Comercio y de la Economía Política hace más de 300 años. SENCILLAMENTE, SON MODELOS, CUANTO MENOS, INADAPTADOS Y DEFICIENTES A NUESTRA REALIDAD ACTUAL.

Seguir rigiendo nuestro comportamiento macro y microeconómico bajo esas estructuras es del todo contraproducente.

Y YO PROPONGO UN NUEVO PARADIGMA…

El nuevo engranaje que propongo en este Ensayo (en el que prometí soluciones y no sólo un desglose objetivo de problemas) es que ELIMINEMOS LAS DIFERENCIAS ENTRE COMPRAR Y VENDER; ENTRE GANAR Y PERDER; ENTRE ADQUIRIR O CEDER.

– TODO ES ECONOMÍA. INCLUSO AQUELLO DE LO QUE NOS DESPRENDEMOS NOS ENRIQUECE DE MANERAS QUE NO TENEMOS EN CUENTA.

– CUANDO CEDEMOS EN UNA NEGOCIACIÓN, NO TENEMOS POR QUÉ “PERDER” FRENTE AL QUE MÁS HA FORZADO LA SITUACIÓN. Conviene recordar aquí el famoso koan japonés de la época feudal en el que se dice una gran verdad, aparentemente contradictoria:

“A veces cuando ganas, realmente pierdes; Y a veces, cuando pierdes, realmente ganas”.
(Pensadlo un par de veces. No os quedéis en la belleza de su simplicidad. Es realmente profundo)


– EN LOS CASOS EN LOS QUE “LLEGAMOS TARDE” A UN NEGOCIO; PERDEMOS UNA SUBASTA; O SENCILLAMENTE NO CONQUISTAMOS A ESE CLIENTE QUE CREEMOS TAN FUNDAMENTAL, ES MÁS QUE POSIBLE QUE ESTEMOS REALMENTE GANANDO.
Y no lo tenemos en cuenta.

Yo puedo certificar por experiencia propia, tanto en lo personal como en lo empresarial, que he llegado más lejos en esta vida POR TODO LO QUE NO HE HECHO (O perdí) QUE POR TODO LO QUE SÍ HICE. En no pocas ocasiones, “perdiendo” se gana mucho más que haciendo eso que casi todo el mundo cree que es “ganar”. Lo que me lleva a pensar que los significados que les damos a los términos GANAR y PERDER, en Occidente, y en concreto en esta agresiva sociedad de siglo XXI, están más que tergiversados.

– CUANDO REBAJAMOS EL PRECIO DE UN PRODUCTO O DE NUESTROS SERVICIOS, TENEMOS LA TORCIDA IDEA DE QUE “PERDEMOS” O “DEJAMOS DE GANAR” DINERO. Cuando la realidad bien puede estar siendo otra.

Más adelante aclararé estos conceptos que parecen divergentes, pero que tienen más sentido del que uno piensa. Simplemente, no les hemos dedicado el tiempo necesario a verlos así. PERO TAMPOCO LAS ACTUALES ESTRUCTURAS ECONÓMICAS Y EMPRESARIALES SE HABÍAN VISTO COMO SON ACTUALMENTE, CUANDO FUERON CREADAS.

Toda evolución, social, empresarial, comercial o financiera, se basa siempre en la eliminación de patrones anteriores ya inservibles, y la construcción de nuevas normas (que a veces no son más que relecturas de las anteriores) para dar comienzos a nuevas etapas de libertad, independencia y prosperidad. Revisemos todos los parámetros que se están quedando obsoletos y que debemos dejar atrás, por nuestra propia salud y seguridad pecuniaria.

DESHACIENDO ERRORES. DESAPRENDIENDO. DESTRUYENDO PARA CONSTRUIR.

Existe un principio muy asentado en la Macroeconomía internacional, que aprendemos en la Facultad de Derecho y en  Ciencias Económicas, bajo las  diversas asignaturas  de ECONOMÍA POLÍTICA y MACROECONOMÍA. El principio se llama así: LA DESTRUCCIÓN CONSTRUCTIVA, O EL PRINCIPIO DE DESTRUIR, QUE GENERA CRECIMIENTO. Es el principio según el cual, una destrucción aparente, es necesaria para generar construcción y crecimiento real que duplica lo destruído, con lo que constituye un avance general importante.

Se suele aplicar en Macroeconomía cuando un Gobierno elimina las ayudas a la minería en determinada zona del país, a cambio de invertir en nuevas tecnologías. Evidentemente este principio no lo comprenden quienes ven perderse sus empleos (es decir, en este ejemplo: cientos de mineros y familias vinculadas a la minería que se cierra en esa zona del país) pero que, a cambio, genera miles de nuevos contratos para jóvenes que se encuentran en el inicio de sus carreras y que, en ningún caso, pasan por la minería.

Al margen de lo acertado o no de esta forma de aplicar dicho principio de destrucción construnctiva, nosotros lo aprovecharemos ahora para nuestros fines intelectuales: Necesitamos destruir antiguos modelos de pensamientos, para poder asentar las bases de los nuevos criterios que vamos a precisar y nos van a acompañar a lo largo de las próximas dos décadas (como mínimo).

COMENCEMOS DESTRUYENDO LO QUE SOBRA, PARA CIMENTAR LO NUEVO:

¿QUÉ PASARÍA SI CADA DÍA BAJARAS EL PRECIO DE UN PRODUCTO O SERVICIO QUE OFRECES SIN UN “POR QUÉ”… SIN MÁS RAZÓN QUE BENEFICIAR A TU CLIENTE?

– ¿QUÉ HAS HECHO HOY POR TUS CLIENTES, SIN QUE ESTÉ PAGADO. ES DECIR, SIN QUE “TUVIERAS QUE HACERLO”?

– ¿HAS PROBADO ALGUNA VEZ, REGALAR TUS SERVICIOS O PARTE DE LOS MISMOS? (Te garantizo que los resultados son sorpredentes. Lo sé porque yo lo hago muy a menudo. Es evidente que no ingresarás nada por ese concepto que regalas u ofreces gratuitamente, pero no te puedes hacer una idea de cuánto más negocio obtienes por parte de ese mismo cliente o de otros nuevos, que de otra forma no te habrían llegado).

Sí, ya lo sé… Mucho de lo anterior te “chirría” porque tienes aún muy asentado en tu mente que los conceptos GANAR y PERDER; COBRAR y REGALAR; COMPRAR y VENDER, son antónimos… Opuestos. PERO ES QUE ESTO NO ES VERDAD. SENCILLAMENTE, SE DESMIENTE SOLO PORQUE NO ES CIERTO. PARECE LÓGICO, PERO NO ES CIERTO. LA LÓGICA Y LA VERDAD SON DOS ASUNTOS DISTINTOS. CUÍDATE DE NO CONFUNDIRLOS.

OTRAS MEDIDAS QUE DESCONOCEMOS, NO APLICAMOS O CREEMOS ERRÓNEAS… Pero que son verdad.

LA CREACIÓN PERSONAL DE LOS AUTOIMPUESTOS.

Todos tenemos totalmente asumido que debemos pagar nuestros impuestos. De hecho, se pagan impuestos cada día, sin saberse y por mucho que creamos que podemos hacer algún truquillo en nuestra Declaración de la Renta anual.

Pagamos impuestos del 18% de IVA en todo lo que compramos o vendemos; Pagamos un impuesto (llamado tasa) cada vez que enviamos una carta. Eso es un sello: UNA TASA. Un impuesto por usar un servicio nacional. PAGAMOS IMPUESTOS POR TODO. Es sencillo.

Sin embargo, ¿POR QUÉ NO CREAMOS IMPUESTOS PERSONALES QUE SATISFACER PRIMERO Y ANTES QUE CUALQUIER OTRO PAGO?.

Por ejemplo, y por el bien de tu economía personal y profesional, te recomiendo:

CREA UN IMPUESTO PERSONAL DEL 10% DE TODO PAGO QUE TENGAS QUE HACER. Piénsalo. Súmale a todo pago que tengas que hacer cada día, un 10% para tí. Es decir, si tienes que hacer un pago de 150 euros, súmale 15 euros más y quédatelos. Hazte a la idea de que la compra quincenal del supermercado, en lugar de costarte 150 euros, te cuesta 130 (observarás que no hay gran diferencia) y guarda esos 15 euros.

¿Te imaginas por un momento, al cabo del año, cuánto dinero ahorrarías, si tomaras la costumbre de reservar y quedarte con un 10% adicional DE TODO PAGO QUE TENGAS QUE HACER DÍA A DÍA. Desde los más nímios a los más elevados. Hazte a la idea de que todo se ha encarecido un 10% o que se ha creado un 10% más de impuesto sobre el Valor Añadido. No lo discutirías si fuera el Estado el que lo impusiera… NO TE LO PLANTEES. SENCILLAMENTE, APLÍCALE UN 10% MÁS A CADA PAGO O GASTO QUE DESEMBOLSES EN TU DÍA A DÍA, Y GUÁRDALO. Dentro de un año, tendrás miles de euros que, de otra forma se habrían ido de tus bolsillos.

Sí, acabo de decir, miles de euros… Haz las cuentas y lo comprobarás…

Aquí lo dejaremos por el momento. La intención de este Ensayo es ser continuado en otros nuevos que desarrollaré y compartiré con todos, como forma de demostraros que SOIS LOS MINISTROS DE ECONOMÍA DE VUESTRA VIDA. Dependéis mucho menos de lo que pensáis de las políticas del Gobierno en materia de dinero. Podéis autogestionar de maneras increíbles vuestro patrimonio, ingresos, pérdidas, empresas y actividades.

Profundizaré y ampliaré muchos de los conceptos e ideas que en este Ensayo han quedado sólamente expuestas, así como sumaré nuevos criterios que se hace preciso aplicar.

Espero que algo de lo que escribo y comparto con vosotros, os sea útil. Si tan sólo una persona, o incluso la economía de un sólo mes de una persona, se ve beneficiado por estos correos, yo ya me daré por satisfecho y todo este tiempo invertido habrá merecido la pena.

BLOG: REPRESENTANTELITERARIO.WORDPRESS.COM

VISITA: laposadadelreposo.wordpress.com

QUIÉN VA A SALVARSE O NO, EN ESTA CRISIS

QUIÉN SE VA A SALVAR Y QUIÉN VA A CAER EN ESTA CRISIS.

Hoy vamos a centrarnos tanto en la economía personal como en la empresarial (la de los profesionales, trabajadores y pequeños negocios) para analizar, desde mi punto de vista, quién va a salvarse de esta crisis y quién va a quedarse en ella…

Por quedarse en ella me refiero a sufrir fatalidades como perder el empleo y no econtrar otro; Ver quebrar su empresa o negocio; Perder la vivienda por no poderla pagar etc… Y por salvarse no quiero decir que quien se libre de estas catástrofes no lo vaya a pasar mal… En absoluto. Golpes y rasponazos nos vamos a llevar todos, pero quienes se libren de calamidades como las antes descritas, ya podrán darse con un canto en los dientes.

Empecemos con un sencillo enunciacdo que lo resume todo: EMPEQUEÑECE TU TAMAÑO SI TE QUIERES SALVAR.

Perder tamaño, en el argot empresarial, significa eliminar lastre. Aminorar costes, eliminar todo lo que sobra (aunque hasta ayer creíamos que era indispensable para nosotros); Dejar ir lo superfluo… Y en el lenguaje adaptado a la economía del bolsillo de cada uno de nosotros significa: AHORRAR Y DESPRENDERSE DE TODO LO QUE NOS LASTRA CON SUS COSTES.

Me explico:

Es así de sencillo: O MINIMIZAS TU TAMAÑO O VAS A CAER. De verdad, así de radical pero así de exacto será. Y quiero que me mes la razón por haber seguido mi consejo y no por haberlo obviado y padecer las consecuencias.

Los “pequeños” negocios bien gestionados y con una estructura de costes controladas a la baja, son los que están soportando la crisis. Las empresas que hasta ayer eran la envidia de todo autónomo (las que tenían decenas de empleados, varios inmuebles en propiedad o alquiler, grandes infraestructuras comerciales, muchos ordenadores, móviles y coches en leasing…) esas son las que están cayendo y las que están llamadas a desaparecer. Me da igual el sector al que se dediquen: Caerán, (bueno, de hecho están cayendo una a una) porque no podrán soportar los costes que ese entramado administrativo necesita para funcionar cada mes. Esas son las empresas que, en cuanto bajan los clientes, bajan los precios o suben los costes, terminan despidiendo gente, deshaciéndose de sus propiedades o, peor aún… Quebrando.

En cambio, el pequeño autónomo, empresario, trabajador liberal o gerente de un negocio con una estructura pequeña (o que se encargue de empequeñecer) será quien pueda soportar la pérdida de clientes, la bajada de ingresos y la subida de costes.

En el caso de una economía familiar recomiendo lo mismo: Un coche en lugar de dos; Un móvil en lugar de dos; Tarifa de teléfono prepago en lugar de línea constante para el móvil; Ahorro en las compras diarias… Haced todo lo que sea necesario para aminorar vuestro tamaño. Esta es una crisis que está limpiando a toda clase de “dinosaurios” financieros, empresariales y familiares.

Cuanto mayor sea tu tamaño (léase, gastos necesarios al mes, infraestructura, necesidades y despliegue) mayores son tus posibilidades de caer.

Reduce todos los costes que puedas; Deshazte de todos los gastos innecesarios que creas puedas perder de vista; Incluso renuncia a “vender” aquello que te está causando gastos… Tan sólo déjalo de usar, para que no te genere más sangría económica mes a mes. Esto es una carrera de obstáculos, no de sprint. No hay que llegar primero al final de la crisis… Sólo hay que ser de los que lleguen. Y para eso, debes perder “peso económico”, es decir, perder infraestructura de costes y gastos constantes.

Escúchame bien: NO TE CENTRES EN GANAR MÁS DINERO… ESO AHORA NO ES POSIBLE. TU TABLA DE SALVACIÓN ESTRATÉGICA ES PERDER GASTOS. SÓLO ESO, Y YA ESTARÁS EN EL BUEN CAMINO.

Si puedes, trabaja desde casa y ahórrate el alquiler del despacho; Si puedes, trabaja con un ordenador peor, no hace falta que tengas el último modelo… Quien recibe tus emails no sabe desde dónde los escribes; Si puedes, es mejor tener un móvil barato de prepago que uno de última generación con línea plenamente abierta que acabe con tu bolsillo… Mira por dónde puedes perder estructura y toma esas medidas.

Como en una batalla antigua: NO HACE FALTA SER EL MÁS NUMEROSO NI GRANDE PARA VENCER. ROMA VENCÍA SIEMPRE EN DESVENTAJA NUMÉRICA, PORQUE SUS LEGIONES ERAN FLEXIBLES EN EL CAMPO DE BATALLA Y OCUPABAN LAS MEJORES POSICIONES TÁCTICAS FRENTE A UN ENEMIGO MUCHO MÁS NUMEROSO QUE, INEVITABLEMENTE, CAÍA APLASTADO POR LA MAQUINARIA DEL IMPERIO.

Ahora el esquema de cosas es: VIVE CON LA MITAD Y SOBREVIVIRÁS. HAZTE PEQUEÑO Y SALDRÁS DE LA CRISIS INTACTO. TRATA DE CRECER Y CAERÁS.

Esta crisis nos hace una pregunta clara, y nos la hace a la cara: ¿Quieres ser grande ahora y caer, o prefieres ser pequeño pero sobrevivir?. Tu casa, tu familia, tu empresa o negocio… Sea cual sea tu preocupación económica TODO PASA AHORA POR PERDER TAMAÑO.

Espero que sigas mi consejo. Me darás la razón a la vuelta de dos o tres años.

Saludos a todos.

LA RELACIÓN ENTRE “SER”, “HACER” Y “TENER” O LOGRAR

HOY QUERÍA HABLAROS DE LA RELACIÓN ENTRE SER, HACER Y TENER O LOGRAR EN ESTA VIDA.

Dicen que un día el presidente Kennedy planificó con sus asesores una visita a las instalaciones en la NASA para conocer de primera mano la tecnología que allí se manejaba, así como el elevadísimo grado de especialización de los mejores ingenieros del país en su carrera espacial frente a la URSS.

La multitud se agolpaba en el exterior de la puerta principal del edificio ejecutivo de la NASA al que iba a llegar el mítico presidente, porque nadie quería perderse el evento.

Justo en el instante en que llegaba la comitiva presidencial con sus coches negros y blindados, con el revuelo, alguien vuelca una papelera en las cercanías y una limpiadora se apresura a recoger todo lo que se había desparramado en la entrada.

En ese momento se baja el presidente Kennedy y, como gesto, se acerca antes de nada a la limpiadora que se encontraba terminando de adecentar la zona.

Cuando ella le saluda, el presidente le pregunta cuáles son sus funciones allí.

La limpiadora respondió segura: “Ayudo a poner satélites en órbita y a llegar a la Luna, Señor Presidente”.

Esta anécdota viene a reflejar la importancia de igualar lo que hacemos en nuestro trajín diario con algo más importante, algo superior a estas tareas, y que no perdamos nunca de vista el objetivo que perseguimos en la vida.

Evidentemente todos tenemos al cabo de cada jornada mil asuntos que resolver. Son temas menores, muchos de los cuales molestan y los hacemos con desgana, pero esto suele ser así porque, o carecemos de una visión superior de qué tratamos de alcanzar en nuestra vida personal, o bien lo hemos olvidado.

Aquella limpiadora sabía que recoger los desperdicios y las basuras de Cabo Cañaveral y mantener limpias las instalaciones de la NASA era su forma de contribuir a que las mejores mentes del país, encerradas durante semanas en aquellas instalaciones sin ver a sus familias, pudieran trabajar en un entorno más agradable y eficiente.

Sabía que ella no era ingeniera en telecomunicaciones, ni física, ni experta en matemáticas de alto nivel. Pero también comprendía que, desde su puesto, estaba contribuyendo, con lo que podía y hacía, a un fin mayor hacia el que se encaminaban todas aquellas personas y el país: LA CONQUISTA DE LA LUNA.

¿Tendría otra forma de ver el mundo?. Pues claro que sí. Una más sencilla, directa y, desde luego, mucho más destructiva: Podía ser una simple limpiadora, hacer el trabajo de una limpiadora más en el mundo, y terminar teniendo o logrando una vida frustante al estar rodeada de personas con fama, reputación y dinero que trabajaban por causas históricas.

Eso la habría destruído, como en la mayoría de los casos nos ocurre a todos nosotros cuando confundimos nuestra vida, con lo que hacemos cada día. O cuando dejamos que este o aquel comentario nos afecte, o que esta o aquella circunstancia nos doblegue.

Lo que somos (y cómo decidamos ser en cada momento) define lo que hacemos y cómo lo hacemos. Y los dos aspectos anteriores, terminarán por definir lo que alcancemos en la vida.

Tratar de manipular el último apartado (lo que tenemos o logramos) no sirve de nada, si no actuamos en el primer eslabón de la cadena: Lo que somos y cómo decidimos ser en la vida.

Podemos ser desconfiados, y haremos y lograremos desonfianza en todos los órdenes de nuestra vida.

Podemos ser desdichados o creernos poca cosa y eso será exactamente lo que exportaremos en nuestras decisiones, actuaciones y trabajo diarios, para terminar viviendo una vida frustrante.

O podemos creer en lo que hacemos. No perder el tiempo creyendo que nuestras ocupaciones nos definen, y ser mejores en lo que quiera que hagamos.

Como todo en la vida es una cuestión de elección.

Al escritor, como a cualquier otro profesional o responsable de cualquier servicio, proyecto, asunto o producto, le ocurre lo mismo:

¿Qué haces?  ¿Sólo escribir, o tratar de aportar algo a quienes algún día lean lo que tienes en la cabeza hoy?

¿Qué haces? ¿Trabajar, cumplir tu horario y listo? ¿O tratar de ayudar a las personas que tienes cerca, y mejorar el rendimiento de todos?

¿Qué haces? ¿Dar crédito a quienes te desprestigian o menosprecian lo que haces? ¿O los ignoras consciente de que haces lo que puedes, lo mejor que puedes con los recursos disponibles y tratando de alcanzar un objetivo superior a lo que ahora mismo tienes entre las manos?.

Cuando escribes, como cuando trabajas en cualquier otro asunto, reflejas lo que eres y cómo piensas. No puede salir de tu pluma (o de tu teclado) nada bueno si tú no eres bueno (en calidad personal, no en el sentido religioso del término).

Cuando haces algo, eres una extensión de cómo piensas. Porque no podemos actuar si previamente no estamos pensando y “siendo” nosotros. De forma que terminamos manchando o iluminando lo que hacemos en función a cómo somos por dentro.

Mejorar nuestro estilo literario, o nuestra calidad profesional, no es más que un apéndice de una mejora que debemos emprender como personas. Sólo así se alcanza la excelencia en cualquier arte.

Se acerca el fin de semana y con ello, ha concluído una jornada más con otros 5 días ya pasados. ¿Qué haremos a partir de hoy?… O, mucho mejor expresado ¿Cómo seremos a partir de hoy?

ALGUNAS CUESTIONES VITALES

A lo largo de mi carrera profesional en diferentes áreas y puestos en el sector editorial y de la comunicación en general, he llegado a localizar algunos patrones de conducta determinantes para filtrar el éxito del fracaso.

Son detalles que nos encontramos todos a diario en nuestras vidas profesionales, como escritores, o como cualquier otro tipo de trabajadores. No importa el sector ni lo que hagamos, estos parámetros conviene tenerlos bien definidos y vigilados. Aquí los aplicaré a quienes asesoro: los autores. Pero son igual de influyentes en toda área o profesión.

LA PACIENCIA: La vida suele estar compuesta por 1 tiempo de acción y 3 de espera. Es así. Es un hecho. Para cualquier proyecto que alberguemos; Para toda creación u oportunidad; Para todo negocio. Simplemente hay que estar bien dispuestos a comprender que una cosa es lo que nos toca hacer a nosotros (escribir, proyectar, crear…) y otra bien diferente es el ritmo que la vida le dará al desarrollo de nuestro trabajo. Si no llevamos una buena dosis de paciencia en nuestra mochila mental, no estaremos bien preparados para comprender que el curso de los acontecimientos siempre es más sosegado que el ritmo de nuestros pensamientos.

LA INMUNIDAD A LA CRÍTICA: Sinceramente, cada día estoy más convencido de que escasea la crítica constructiva. Quien critica lo que hacemos, lo que proyectamos, o cómo pensamos no suele hacerlo desde la intención constructiva. El autor (repito, como cualquier otro profesional) debe ser inmune a la crítica externa. “Una vez te hayas fijado un objetivo ve a por él así se caiga el mundo a tu alrededor” decía Saint Germain. Lo subrayo completamente. James Arthur Ray añadía algo que va muy en la línea de lo anterior: “Piensa como quieras y decide por ti mismo, porque ya hay demasiada gente dispuesta a hacerlo por ti”. Deja a un lado las críticas, sean del color que sean, provengan de donde provengan. Nada de lo que digan sobre ti o sobre lo que haces es problema tuyo, en todo caso será problema de quien te critica o insulta lo que haces. La crítica nunca refleja quién eres, sino quién y cómo es el que critica.

TRABAJA, PERO NO TE INMOLES: Es este un punto importante a tener en cuenta. El trabajo verdaderamente creativo e inspirado no suele ir de la mano del agotamiento. No defiendo la pasividad, pero tampoco le doy crédito a quienes creen que el trabajo se basa en el cúmulo inmisericorde de horas en activo. Hay que conocerse y saber cuándo uno está inspirado, fresco y aprovechar esas horas para lo que quiera que desarrollemos. Al mismo tiempo debemos respetar las señales que nos indican que es hora de descansar, de dejar de pensar en lo que tenemos entre manos. Nuestra mente nos habla un idioma sencillo de interpretar para estos casos: Nos sentimos agotados, abatidos, pesimistas, nihilistas, confundidos. Ha llegado el momento de hacer un alto en el camino. La máquina (el cuerpo) podría seguir operando, pero la central (la mente) está quemada.

SÉ UN INEXORABLE OPTIMISTA: No se trata de ver siempre el vaso medio lleno como fórmula de autoengaño. Pero lo que sí es seguro es que el vaso nunca está vacío. Los reveses de la vida (aplicables al escritor, como a cualquier otro profesional independiente o por cuenta ajena) no son absolutos ni representan más que los pasos que hay que experimentar en todo desarrollo. No se puede uno dejar abatir. Una vez más, la vida no consiste tanto en ser quien golpea más fuerte, sino en lo fuerte que le pueden golpear a uno sin derribarlo. Es conveniente tener presente que sólo creyendo en lo que hacemos, con total independencia de lo que digan las circunstancias, podemos llegar a donde deseamos.

CONVIENE TENER ESTOS PARÁMETROS PRESENTES PARA CUALQUIER EMPEÑO QUE ALBERGUEMOS, DESDE VER ALGÚN DÍA PUBLICADO NUESTRO LIBRO, HASTA DAR FORMA A NUESTRAS ILUSIONES.

representanteliterario.wordpress.com

LAS REGLAS DE ORO QUE TODO AUTOR DEBE SEGUIR SIEMPRE

Las Reglas de Oro que todo escritor,

que quiera publicar su libro,

DEBE OBSERVAR SIEMPRE…


50_reglas_ajedrez1º.- A la hora de escribir tu obra, no pierdas de vista que el propósito principal de todo libro es entretener u ofrecer algo a quien lo lee. No caigas en el error de pensar que escribes para ti. Si esa es tu intención, publicar un libro no es tu objetivo. En ese caso, deberás escribir un diario personal y disfrutar de lo que expreses en él. Pero (tenlo siempre claro) si tu intención es ver publicado lo que escribes, ten siempre en cuenta que el objetivo es el lector. Es el lector, multiplicado por miles, quienes deciden si tu obra llegará lejos. Si la recomendará tras haberla leído. O si la criticará hasta hacer que nadie de su entorno la adquiera. El lector es el objetivo, siempre.

2º.- DISFRUTA. Lo anterior no debe estar reñido con imprimir tu sello personal a cuanto escribes. Procura disfrutar de tu proceso creativo. Si un autor no lo pasa bien mientras escribe, eso se percibe en su obra. Si no disfrutas tú, ¿Cómo pretenderás que disfruten quienes van a leer lo que has creado?. Relájate, y toma la pluma o siéntante delante de tu ordenador personal ÚNICAMENTE CUANDO ESTÉS LISTO PARA DISFRUTAR. Eso tiene bastante que ver con la inspiración.

3º.- No siempre tu primera creación literaria será tu primer libro publicado. Ten en cuenta que debes seguir escribiendo. Nunca se sabe qué creación tuya será la elegida por una editorial para ver la luz en forma de libro. Odio poner ejemplos de autores conocidos y bestsellers mundiales, pero lo haré para que entiendas lo que digo y la importancia de perseverar siempre en lo que haces: Dan Brown (el autor del Código DaVinci) publicó 4 libros antes de este bestseller, sin éxito alguno. Nadie le conocía y pasó de editorial menor en editorial menor hasta que estalló el éxito con su quinta obra. Después, la misma editorial que explota sus derechos sobre el Código DaVinci, adquirió los derechos de sus 4 obras previas y las ha empezado a publicar después del bestseller, de forma que ahora parecen que son nuevas creaciones de ese autor. Pero Ángeles y Demonios, o La Fortaleza Digital… nuevos libros de Dan Brown son sus primeras y desconocidas creaciones. Moraleja: Persevera siempre. Nadie sabe dónde se esconde el éxito literario.

4º.- MUCHO CUIDADO CON IR SÓLO A BUSCAR EDITORIAL. Cuando un autor termina su obra quiere verla publicada cuanto antes. Y eso hace que trate de salir al mercado solo a buscar editor. Presenta su libro sin haberlo protegido previamente. No cuenta con el asesoramiento de nadie. No cree que necesite la ayuda de un agente literario o representante. Y, al final, termina cansado de recibir negativas por parte de los editores y eso le lleva a creer que su obra no vale. Cuando lo que debería entender es que él es escritor y no vale como agente literario de él mismo. En ese área no tiene experiencia ni contactos. La obra puede ser excelente, pero cada uno debe dedicarse a lo que sabe hacer.

5º.- MUCHO CUIDADO CON EL CONTRATO DE EDICIÓN. Lograr el ansiado contrato editorial NO ES EL FIN… ES EL MEDIO DE ALCANZAR LA PUBLICACIÓN DE TU LIBRO. Por tanto, no hay que correr, ni tener prisas. Eso casi siempre juega a favor de las editoriales y en contra del autor que es capaz de aceptar casi cualquier cosa con tal de ver su contrato de edición firmado. Nuevamente se hace necesario contar con la representación y el asesoramiento de un representante literario. Un agente que defienda sus intereses y que haya negociado decenas de acuerdos editoriales. De forma que pueda saber qué es apto para ser firmado y qué no.

POR EL MOMENTO LO DEJAREMOS AQUÍ.
NO QUIERO AGOBIAR EN ESTE PRIMER BOLETÍN DE ASESORAMIENTO AL ESCRITOR.
HABRÁ TIEMPO DE QUE TODOS LOS QUE OS ACERCÁIS POR MI RINCÓN EN INTERNET representanteliterario.wordpress.com SIGÁIS INFORMADOS Y BIEN ASESORADOS.
UN SALUDO MÁS QUE CORDIAL A TOD@S.
Representante de Autores
Agente Literario
EMAIL: representanteliterario@gmail.com

Para darte de alta y recibir nuestros boletines de asesoramiento especializado gratuitos sólo envíanos un email a: representanteliterario@gmail.com

Anuncios