HABLA UN EDITOR

MI EXPERIENCIA COMO EDITOR PROFESIONAL.

Hola, quería aprovechar este rincón para dar a conocer mi experiencia como editor.

He tenido la suerte de poder hacer realidad mi sueño profesional de toda la vida. Mi caso es el de muchas personas que se han visto forzadas a crear su propio negocio porque perdieron su empleo. A mi me ocurrió hace 6 años. Se pasa mal y es el momento de buscar soluciones aunque la presión bien puede hacerte cometer errores. Definitivamente no es un trago fácil quedarse si empleo.

Tuve que decidir entre volver a buscar un trabajo por cuenta ajena (que en última instancia siempre podría fallar) o tratar de poner en marcha mi propia pequeña empresa. Me decanté por esta segunda posibilidad. Y hoy me alegro de ello.

Miré mucho y tuve que pensar en qué sector establecerme. Mi pasión siempre había sido la escritura, la lectura y los libros. Si en alguna ocasión quería dedicarme profesionalmente al mundo del libro, era en aquel momento o nunca. De manera que me hice editor.

Llevo más de una década siendo editor franquiciado de Grupo Nacional de Editores y desde entonces son más de 30 los títulos que hemos puesto en el mercado. La filosofía de mi pequeña editorial (cuyo nombre no escribiré porque en este foro me impiden hacer publicidad por tratarse de un lugar de opinión) y la del grupo de comunicaciones del que mi firma forma parte, se basa en no tratar a los autores como un número, sino como creativos. Ahí radica el error de muchas empresas editoriales excelentes pero únicamente concentradas en porcentajes.

No sé si otros editores de Grupo Nacional de Editores compartirán mi visión de la profesión (aunque me consta que es la política que el Grupo trata de seguir e inculcar a sus firmas editoriales franquiciadas), pero yo puedo decir, sin lugar a dudas, que la única manera de que una editorial sea rentable es trabajar duro, creer en los proyectos que abandera y cooperar, codo con codo, con quienes mejor conocen las creaciones: Los autores.

Los editores que no entienden esto, fracasan y después las culpas siempre van a los autores, con la excusa de que sus obras no son buenas o comerciales; También se suele culpar al sector, aduciendo que la venta de libros baja cada año; O, por supuesto, que si la competencia, que si la empresa en la que trabajas es tal o cual… Críticas, mentiras y balones fuera para no querer comprender que el sector del libro, como cualquier otro, se basa en el trabajo duro. Día a día. Las empresas, sean editoriales o de cualquier otra índole hay que trabajarlas, al igual que le exigimos a nuestros escritores que mejoren la calidad de lo que escriben. Si el editor no está a la altura, la responsabilidad es exclusivamente suya. Y nada más.

Desde aquí, mi apoyo a este blog y, como no, a todos los que cada día se sientan delante de un ordenador para escribir. Mi mensaje es claro: Confiad en lo que hacéis y defendedlo.

No todos los autores son excelentes, por supuesto. No todas las editoriales son personalistas y confían en sus escritores. Pero si el uno y la otra se encuentan el éxito tiene las puertas abiertas.

Gracias a todos/as los que leáis este post y mucho ánimo.

Editor (Se ha aliminado el sello editorial para evitar publicidad. Foro exclusivo de opinión)

Anuncios
Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: